noticias

Casi 3.000 migrantes han muerto este año en el Mediterráneo

(Noticia original en El País Internacional aquí)

 

Migrantes rescatados frente a la costa de Libia.
Migrantes rescatados frente a la costa de Libia. Claudio Álvarez

    La mañana del jueves, la nave militar española Reina Sofía atracó en el puerto de Catania (al este de Sicilia) con decenas de migrantes rescatados mientras intentaban llegar a Italia desde las costas de Libia. A solo unos metros, los viajeros de un crucero turístico de 10 plantas contemplaron la operación de desembarco, los primeros trámites de identificación –una fotografía y un número por cada migrante– y los cuidados de la Cruz Roja a menores y heridos. Una operación que se ha repetido en 84.000 ocasiones en lo que va de 2016 y que por sí sola serviría para hacerse una idea de la magnitud del éxodo si no fuese porque hay otra mucho más dramática. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), casi 3.000 personas que huían de África, ya fuese por culpa de la guerra o del hambre, han muerto en el Mediterráneo en lo que va de año. Desde que empezó la crisis de refugiados en Europa no se había llegado a una cifra tan alta de fallecimientos en un periodo tan corto.

Según explicó Joel Millman, portavoz de la OIM en Ginebra, se trata del “tercer año consecutivo en el que las víctimas mortales superan las 3.000, pero nunca había ocurrido tan pronto en el transcurso del año, antes del final de julio, lo que es muy alarmante”. Casi el 90% de esas muertes se ha registrado en el Mediterráneo central, entre Libia e Italia, y en prácticamente todos estos casos las víctimas provenían de países de África subsahariana. Según Millman, casi 2.500 de esas muertes se produjeron durante los últimos cuatro meses, lo que equivaldría a una media diaria de 20 ahogados. Algunos jamás aparecen, y solo se tiene el testimonio de los compañeros de travesía que lograron salvarse, en muchos casos familiares o amigos. Otras veces, como sucedió el pasado miércoles, sus cadáveres aparecen al fondo de una barcaza, como las 20 mujeres jóvenes y el hombre que murieron por asfixia –la voracidad de los traficantes de personas los lleva a hacinarlas en el fondo de cascarones inmundos—o por las quemaduras del combustible.

Se trata de una tragedia repetida. Los datos de este año son alarmantes, porque dan idea de cuánto puede ser el número de fallecidos cuando termine 2016, pero no hay que olvidar que tanto en 2014 como en 2015 también se superó con creces la cifra terrible de los 3.000 muertos. Muchos de ellos, como los de la tragedia de Lampedusa de octubre de 2013, serán enterrados en pequeños cementerios de Sicilia bajo lápidas anónimas.

La Organización Internacional para las Migraciones también informó de que más de 242.000 inmigrantes y refugiados entraron a Europa por mar este año. Se teme que el éxodo se vaya trasladando paulatinamente desde el Mediterráneo oriental (entre Turquía y las islas griegas) a la ruta, mucho más peligrosa, entre Libia e Italia. Según las autoridades italianas, las llegadas desde inicios de 2016 han superado las 84.000, un número idéntico al alcanzado en el mismo periodo del año pasado, lo cual para la OIM es indicativo de que los flujos de inmigrantes a través de África hacia Libia- como parada previa antes de embarcar a Europa- aún no han sufrido grandes cambios. Solo entre el martes y miércoles de esta semana fueron rescatadas 4.200 personas en el Canal de Sicilia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *